La manicura francesa arcoíris es la tendencia este verano

12 de agosto 2021

Agencias .- Todo comenzó, como viene siendo costumbre, en las redes sociales. Son miles los manicuristas que gestionan cuentas de Instagram con seguidores ávidos de tendencias y con una extensa clientela entre la que celebs e influencers se convierten en un auténtico reclamo. El tímido éxito de la manicura francesa a color, en la que se sustituía el tradicional esmalte blanco del borde libre de la uña (la zona blanca) por un color más vivo y a poder ser flúor, caló en las más atrevidas quienes, como Pilar Rubio o Cristina Pedroche, querían que sus manicuras llamaran la atención.

Con la excusa de incluir color en la uña, esta manicura solo utilizaba un esmalte, creando diseños originales pero que no terminaban de convencer. La elección del tono de la laca de uñas se convertía en una difícil decisión de la que dependía el resultado de la creación y por tanto, era el único riesgo. El squad secreto creado por Betina Goldstein, Imarni Nails, Harriet Westmoreland -lo de secreto viene porque nos encantaría que las tres manicuristas quedaran a escondidas para confabular sobre las tendencias del nail art a nivel mundial- fue el primero en utilizar los pinceles más finos para dar color al extremo de la uña, eso sí, variando tonos, stop mono color.

Cómo se hace

A diferencia de otras manicuras francesas más habituales, la zona que se pinta con la técnica arcoíris no se centra en cubrir el borde libre sino más bien en crear una finísima línea en el mismo extremo de la uña, casi como delimitara el fin de esta. Para conseguir ese efecto tan milimétrico y limpio, primero se debe aplicar primero una base nude o rosa aguado por toda la uña, lo más similar a su color. De este modo, se logra cubrir las distintas partes de la uña y el lienzo sobre el que trabajar es más homogéneo.

Cuando el esmalte base está seco, toca decorar el falso borde libre, lo bueno es que no hay que seguir el patrón de nuestra uña y podemos hacerlo tan fino como queramos. Eso sí, además de mantener un buen pulso, es clave tener el material adecuado. Los pinceles más finos del nail art son la mejor opción para conseguir un diseño minimalista. La manicurista Betina Goldstein explicaba en uno de sus tutoriales que puede llevar más tiempo que una manicura normal pero que la paciencia y la práctica son fundamentales.

Otra sabia lección si te vas a lanzar a hacer la manicura francesa arcoíris tú misma, en tu casa y con tus manitas, es no tomar mucho producto. La estrella de Instagram creó su propio anillo para tener siempre a mano el esmalte e ir tomando producto, sin que este pereciera.

Manicura a prueba de edad, colores y formas

Entre las particularidades de esta manicura que ya se ha apoderado de las redes sociales, está su poder de adaptabilidad. No solo por cuestiones de edad, siendo tan discreta y chic que se puede lucir por centennials, millenials, generación X e incluso boomers. Los expertos destacan su poder de aclimatarse a cada longitud y diseño, “sienta bien tanto en uñas, largas, como cortos. En forma almendrada o cuadrada y te permite jugar con las simetrías de las líneas, no teniendo que cumplir con la clásica línea recta de la manicura francesa”, destacan desde Wiñk, empresa especializada en la belleza, con sede en Portugal.

El esmalte idóneo
Solo tu repertorio de esmaltes de uñas y tú determinaréis si la manicura francesa llevará un color en cada uña, si alternará dos tonos o repetirá los mismos 5 colores en las dos manos. Sin embargo, hay factores a tener en cuenta como por ejemplo ¿quieres que tu manicura sea discreta? La mejor opción son los esmaltes de uñas en tonos pastel. Del malva al azul bebé o el verde menta… Cualquier tono con una importante carga de blanco es susceptible de quedar bien con la rainbow french manicure.

Pero ¿y si lo que quiero es potenciar mi piel bronceada? Aprovechando que el verano es la época de la diversión, se abre la veda de los colorines. Azules, verdes, rosas, turquesas… Pero, no nos olvidemos de los verdaderos colores que resaltan el color de la piel y que además le aportan calidez.

Conseguirás una manicura 100% pero también 100% chic si combinas colores como el naranja (recordemos que el esmalte naranja papaya es supertendencia 2021), el turquesa más empolvado, corales, rosas intensos o amarillos (tanto pastel como un poco neón). El contraste de la base de la uña con el color del extremo y el tono de la piel es tan llamativo como bonito.

Por supuesto, eres libre de dejar volar tu imaginación y hacer feliz a tu manicurista de confianza, explorando combinaciones no solo cromáticas. Además de remarcar la lúnula con el mismo esmalte de color o uno distinto, otra tendencia de creciente popularidad y que, muy acertadamente han denominado ‘reverse french manicure’ (manicura francesa inmersa), se dibuja una línea igualmente fina y geométrica en el nacimiento de la uña. La cantante británica Rochelle Humes lleva una temporada decantándose por este tipo de diseños y sus seguidores nail addict se han multiplicado.

Así que lo dicho, a combinar colores y divertirse con la manicura francesa arcoíris porque el 2021 se merece un poco de alegría.

Reportero/Fuente: Margarita Velasco.

Tags: