Golpe de calor – síntomas y recomendaciones

El 29 de mayo del 2018 durante unos entrenamientos de futbol americano colegial a 40 grados centígrados, el joven Jordan McNair, de 19 años y jugador de la Universidad de Maryland, comenzó a sufrir calambres y ha conmocionarse. Trataron de reanimarlo por una hora hasta que llamaron al 911. Otra media hora para llevarlo al hospital. Demasiado tiempo, porque días después el jugador colegial perdía la vida, víctima del llamado asesino silencioso: El golpe de calor.

Table of Contents

McNair no es la primera, ni será la última víctima de esta afectación provocada por el intenso calor, la falta de prevención y sobre todo, la falta de atención rápida con el diagnóstico adecuado. El golpe de calor, no perdona a quien no se cuida incluso aunque sean atletas calificados. Niños abandonados dentro de vehículos. Ancianos que deambulan por la calle. Personas que trabajan al aire libre.

Actualmente con el cambio climático la zona de altas temperaturas se ha ampliado de manera alarmante y con ello el riesgo de morir a consecuencias del calor. Si no entendemos esto, podemos ser la siguiente víctima cuando estemos a pleno raso del sol.

De acuerdo a las estadísticas que se llevan en la Liga de Futbol Americano de Estados Unidos, desde 1995 a la fecha se presentan un promedio de tres jugadores con golpe de calor. También casos dramáticos como en el Maratón de Chicago del 2001, cuando un corredor novato sufrió el golpe de calor en el kilómetro 41, justo antes de llegar a la meta, y a los minutos murió.

Otros ejemplos dramáticos del padre que por descuido deja a su hijo dentro del automóvil, el cual apaga y cierra con los vidrios subidos. En pocos minutos el pequeño sufre el golpe de calor y la muerte. Por ello, cuando la temperatura rebasa los 40 grados, debemos prepararnos para evitar la presencia de este asesino silencioso.

¿Qué es un golpe de calor?

La definición de “golpe de calor” es un cuadro médico que se presenta cuando la temperatura del cuerpo llega a los 40 grados centígrados, que bien puede ser por el ambiente externo como sucede en verano, o por hacer una actividad vigorosa. En nuestro país lo identificamos como “insolación”.

En ambos casos el organismo es incapaz de regular su temperatura lo que va provocando mayores deterioros hasta que surge el shock generalizado en todo el organismo.

No hay que confundirlo con la deshidratación, la cual es producida cuando una persona pierde agua o líquido de manera excesiva, ya sea por no haber ingerido agua o tener una diarrea severa. En cambio el golpe de calor se debe a que los centros reguladores de temperatura del cuerpo comienzan a tener mal funcionamiento provocando el colapso de las personas.

No olvidar que a diferencia de otros trastornos como los síntomas de Covid que son progresivos, el golpe de calor provoca el colapso súbito. Alguien que minutos antes puede estar bien, repentinamente cae al suelo en convulsiones o simplemente se desvanece

Síntomas de un golpe de calor

Aunque no se tenga experiencia médica o de primeros auxilios, si es muy importante tratar de identificar los signos y síntomas del golpe de calor, porque van a estar a simple vista:

  • Checar la temperatura corporal si está por la barrera de los 40 grados centígrados.
  • Se presenta un estado mental alterado, que incluye confusión, agitación, dificultad para hablar, irritabilidad, delirio, convulsiones. En caso extremo puede llegar a un coma súbito.
  • A diferencia de la deshidratación que provoca sudoración, la insolación provoca que la piel se sienta caliente y seca. Pero cuando es provocado también por el ejercicio puede presentar cierta sudoración.
  • Por lo mismo, puede observarse la piel enrojecida a medida que aumenta la temperatura corporal. No confundir con la agitación normal del ejercicio.
  • Algo común son las náuseas y vómitos. Puede sentirse mal del estómago o vomitar.
  • La respiración de la víctima se vuelve rápida y superficial, como si le faltara oxígeno. Llega acompañada de una frecuencia cardíaca acelerada. Su pulso puede aumentar significativamente porque el estrés por calor impone una enorme carga a su corazón para ayudar a enfriar su cuerpo.
  • También se presenta dolor de cabeza y en algunas ocasiones fuertes palpitaciones.

Qué hacer ante un golpe de Calor

Primeramente no olvidar algo importante que el golpe de calor requiere tratamiento de urgencia porque no es una simple deshidratación que se puede corregir bebiendo líquidos.

Ante esto, lo primero es verificar que pueda reaccionar bebiendo agua, si no es así, de inmediato hay que buscar ayuda médica. En nuestro país ya es posible pedir ayuda a servicios de emergencia a través del 911. Y luego podemos seguir estos simples pasos en lo que llega el auxilio:

  • Importante sacar a la persona de la exposición del sol, llevarla a la sombra o a un ambiente cerrado y de preferencia
  • Quitarle el exceso de ropa según el caso.
  • Como es un problema que falla en la regulación de la temperatura corporal hay que enfriar a la persona con lo que se tenga a la mano
  • Algo a lo que se puede recurrir es: Bañarlo en regadera, con una manguera, ponerlo frente a corriente de aire de un ventilador o aparato de refrigeración. Usar compresas de hielo en cabeza, cuello, axilas y el ingle.
  • Verificar su temperatura para ver si está reaccionando. Hoy es sumamente fácil con los termómetros digitales.

Grupos de riesgo

Los grupos de mayor riesgo simplemente por su condición natural son los niños y los adultos mayores de 65 años. En medio están los que sufren condiciones de enfermedades que debilitan el organismo y quienes se exponen demasiado al sol por mucho tiempo.

Riesgo por Edad

Los niños pequeños porque el sistema nervioso central no está plenamente desarrollado y eso que los termoreguladores del cuerpo no respondan adecuadamente.
Adultos mayores de 65 años sufren lo contrario, sus sistemas por edad están deteriorados lo que reduce su capacidad de respuesta a este tipo de trauma. Además, el adulto mayor por lo general deja de hidratarse adecuadamente.

Riesgo por actividad

  • En este rango entran sin lugar a dudas quienes hacen mucho ejercicio al aire libre y en horas de mayor exposición solar y altas temperaturas. Como pueden ser deportistas, soldados o personas que tienen trabajos con alto esfuerzo físico. En los campos agrícolas solían darle pastillas de sal a los recolectores para evitar precisamente la insolación.
  • También pueden estar en riesgo los turistas o quienes viajan de lugares templados a otros más cálidos. En Sonora se observa este fenómeno con los “vendedores de banderitas” que llegan del Estado de México en pleno verano.
  • Grupos de personas que sufren alguna enfermedad de tipo degenerativas que merman la capacidad del cuerpo como los que padecen cáncer, obesidad, diabetes o enfermedades autoinmunes que se exponen demasiado al sol.
  • Otro grupo de riesgo son quienes tienen tratamientos con medicinas que son vasoconstrictores, los que regulan presión arterial, los diuréticos, incluso los antidepresivos y antipsicóticos.

Niños y lactantes

Es importante poner atención en este grupo de riesgo, porque recordemos su mecanismo de defensa no se ha desarrollado en su totalidad y además dependen de mayores para evitar riesgos.

Por ello es importantísimo recordar siempre que nunca se debe dejar a ningún niño en un automóvil estacionado que no pueda salir por si mismo, aunque tenga la refrigeración encendida.

Estudios de cuerpos de emergencia han demostrado que en diez minutos la temperatura exterior hace que al interior del vehículo suba casi 10 grados en solo diez minutos.

Grupos de alto riesgo

En especial nos vamos a referir a los deportistas, ya sean profesionales, amateurs o simplemente quienes realizan ejercicio de acondicionamiento al aire libre.

Uno de los más expuestos son los jugadores de futbol americano, porque sus prácticas tienen que ser al aire libre. De acuerdo a las estadísticas de la organización de la NFL y el Futbol Colegial de USA, desde 1995 a la fecha han muerto de golpe calor un promedio de tres jugadores por año.

Otro grupo son los corredores de fondo. Hay casos sobrados y sobre todo imágenes, en donde vemos a corredores de maratón tambaleándose y luchando por llegar a la meta para desvanecerse de forma súbita. Achacan su condición a otros factores y siguen forzando su temperatura interna hasta que colapsan. Esto se pudo ver en tremendo calor de verano en la Olimpiada de Los Angeles en 1995.

Personas mayores

¿ Por qué las personas mayores son tan susceptibles a sufrir golpe de calor o una deshidratación severa?

En primer lugar porque conforme aumenta la edad por descuido o temor, la gente deja de consumir líquidos, principalmente agua. Además, por su condición física muchas veces les toma más tiempo trasladarse a pleno sol.

Por eso es importante insistirles en el uso de gorras o sombreros. En el caso de las mujeres retomar el hábito de usar sombrillas. En los pueblos de Sonora es muy común ver a las mujeres mayores en las calles cubiertas con toallas, con lo que reducen de manera significa la exposición al sol.

¿Cómo prevenir un golpe de calor?

Si el golpe de calor y la insolación son provocados por factores que suben la temperatura corporal al grado de hacerla incontrolable por nuestros reguladores térmicos, la receta para evitarlo es simple:

  • En primerísimo lugar beber mucho líquido. Pero que no sean diuréticos.
  • Si eres deportista es importante hidratarse bien y regular tu tiempo de ejercicio.
  • Tratar de cubrirte lo mejor. Recomendación usar gorras, sombreros o sombrillas.
  • Usar ropa holgada, porque la ceñida impide que el cuerpo se enfríe en forma adecuada. También la ropa demasiado ligera provoca una rápida evaporación de la piel. Ver el ejemplo de las recolectoras de uva, que solo dejan al descubierto sus ojos.
  • Usar protector solar, porque las quemaduras solares impiden la capacidad del cuerpo a enfriarse. Esto lo pueden verificar cuando se queman en la playa, que el lugar afectado siempre está muy caliente.
  • Reduce tus niveles de riesgo de acuerdo a la edad. Si eres adulto mayor no te expongas sin necesidad a las altas temperaturas.
  • Aclimátate. Algo simple, pero en ocasiones hay personas que solo viven en ambientes controlados y al exponerse al calor sufren severos trastornos.

Tipos de Golpe de Calor

En primer lugar, como lo señalamos antes, es importante saber diferenciar entre una deshidratación y un golpe de calor o insolación. Porque en este caso solo se presentan dos tipos de afectación.

Golpe de calor por exposición:

Este tipo de afectación se le denomina “insolación sin realizar esfuerzo”. Y lo vemos cuando la gente anda en la calle y de repente de desvanecen. Por lo general se produce en ambientes húmedos y calurosos, o por demasiada exposición al sol sin la protección adecuada. Muy común en adultos mayores o quienes están en algún tipo de tratamiento médico.

Golpe de Calor por ejercicio:

Este lo provoca el realizar actividad física intensa en un clima donde prevalecen las altas temperaturas. Por lo general quienes tienen trabajos de mucho esfuerzo físico, como albañiles. También los que hacen deporte a horas de riesgo. En los 60’s, se decía que el equipo de futbol mexicano Zacatepec, donde las temperaturas suben a 40 grados, solían regar el campo para provocar mayor humedad y debilitar a sus adversarios.

¿Cuáles son las causas?

La principal es exponerse por mucho tiempo en un ambiente de alta temperatura y directamente a los rayos del sol. Estar en un lugar encerrado, pero caliente, también lo puede provocar.

  • El uso incorrecto de la ropa y está en los extremos. Usar demasiada y en ocasiones ajustada, o no cubrirse adecuadamente, sobre todo la cabeza.
  • Beber alcohol puede hacer que el organismo pierda la capacidad para regular temperatura.
  • No beber suficiente agua o líquidos hidratantes. Esto descompensa el cuerpo al sudar.

Golpe de calor en animales y mascotas

Nuestras mascotas también pueden sufrir golpe de calor, porque se hayan expuestas por lo general al clima del intemperie. En el caso de los perros, su nivel óptimo es entre 38 y 39°C, pero cuando aumenta le provoca disminución de azúcares y sales lo que provoca un shock que se puede ver por la presencia de temblores y falta de equilibrio al caminar.

Complicaciones de un Golpe de Calor

De acuerdo al impacto que se tenga por el golpe de calor, porque pueden ir de leves a muy severos, puede provocar complicaciones graves.

  • Daños en órganos vitales como en el cerebro, riñones, pulmones y músculos en general , que al hincharse provocan el colapso.
  • Si no se atiende la crisis adecuadamente sobreviene la muerte.

La importancia de un diagnóstico adecuado

Vimos en el ejemplo del caso del jugador colegial Jordan McNair, como un error en el diagnóstico provocó a su vez una mala atención médica que desembocó en la muerte del joven estudiante de la Universidad de Maryland.

Por eso es clave que luego de brindar primeros auxilios a las personas afectadas sean vistas por personal médico que les haga el diagnóstico correcto, pero sobre todo aplique el tratamiento adecuado. En estos casos, el tiempo apremia y unos minutos hace la diferencia entre la vida y la muerte.

Consecuencias si no se atiende con prontitud un golpe de calor

Este es un cuadro médico que puede dañar rápidamente el cerebro, el corazón, los riñones y los músculos. El daño empeora cuanto más se retrasa el tratamiento, lo que aumenta el riesgo de sufrir complicaciones graves o la muerte.

Tratamiento del Golpe de Calor

Además de un tratamiento especializado, por lo general se siguen las siguientes prácticas:

  • Sumergir en agua fría para bajar rápido la temperatura.
  • Si no se cuenta con este recurso, utilizar enfriamiento por aire, o sea ponerlo frente a una corriente de aire provocado por un ventilador o abanicando para enfriar la piel.
  • Usar mantas de enfriamiento si se tienen a la mano o habilitarlas con toallas y hielo.

Conclusión

Una recomendación que resulta por demás lógica, es estar al pendiente de los pronósticos del clima que se dan a conocer en la mayoría de los medios de comunicación para prevenir el exponerse cuando las temperaturas ronden la barrera de los 40 grados centígrados.

El verano ya está aquí y con esta parte del año las temperaturas altas. Por lo mismo para evitar ser víctimas del golpe de calor, lo mejor es estar conscientes de que grupo de riesgo estamos. Como organizamos nuestras actividades. Y tomar las medidas preventivas más adecuadas. Y si no te has enfermado hasta la fecha, es que algo bueno están haciendo. Repítanlo y no corran riesgos.

Durante las temporadas de calor, los riesgos a la salud derivados de complicaciones como son la deshidratación —causada por enfermedades producidas por exposición excesiva al calor ambiental— o la insolación —lesión térmica asociada al ejercicio y calambres—, aumentan debido a que se presentan cambios en el comportamiento de las personas que las hacen más susceptibles a estos padecimientos.
El “golpe de calor”, por ejemplo, es un cuadro médico que se produce cuando la temperatura corporal se eleva por encima de 39.4° centígrados, ya sea por efecto de la condición ambiental o por actividad física vigorosa, en la que el organismo es incapaz de regular su temperatura, y constituye una de las consecuencias de la exposición a altas temperaturas por tiempos prolongados.
Síntomas
Entre los síntomas más importantes del golpe de calor se encuentran: el mareo, la sudoración (excesiva, al principio; ausente, después), el enrojecimiento y sequedad de la piel, fiebre con temperatura desde 39 a 41°C, comportamiento inadecuado (como quitarse la ropa sin importar el lugar), aceleración del ritmo cardíaco con latido del corazón débil, dolor de cabeza y ataques con convulsiones.
Prevención
Para evitar su manifestación, la Secretaría de Salud recomienda permanecer en lugares frescos, a la sombra y ventilados; utilizar gorra o sombrero, lentes de sol, sombrilla y protector solar; lavar las manos frecuentemente con agua y jabón, antes de comer, servir y preparar alimentos, y después de ir al baño. También se recomienda evitar el consumo de alimentos en la calle.
Es aconsejable para evitar daños a la salud durante la temporada de calor: beber agua (embotellada, hervida o desinfectada) para mantener el cuerpo hidratado; evitar la exposición al sol por periodos prolongados (especialmente entre las 11:00 y las 15:00 horas, rango en el que la temperatura alcanza sus niveles más altos); utilizar ropa ligera y de colores claros.
Cabe recordar que tanto las niñas y niños menores de seis años, como los adultos mayores de 65 años, personas con sobrepeso, deshidratadas, con problemas en las glándulas sudoríparas y enfermas del corazón, representan los grupos de la población más vulnerables a sufrir dicho fenómeno —golpe de calor—.

Comments

comments