Política y pensamiento complejo

21 septiembre 2020

El Cobanaro

Por Octavio Almada Palafox 

 

Política y pensamiento complejo.

Ufff… Cuando tratamos de pensar qué es eso de la política, porqué es tan mal vista por muchos, porqué está en todo, por qué no la queremos ver ni mencionar y por qué forma parte de nuestras vidas, así hagamos o no política, puede que no lleguemos a ningún lado y cuando llegamos a ese dilema, pues es que hemos llegado a la política.

A pesar que cada día hacemos política familiar, con nuestra pareja, amigos, trabajo nos negamos a nuestra calidad de ser, perdónenme que lo cite así, animales políticos. Así nos definía un filósofo: Somos eminentemente animales políticos. Porqué diría eso? Especulemos.. Un animal está sometido a sus impulsos instintivos, los que están insertos en su código genético y determina absolutamente su vida. Los humanos, no tanto, nuestros instintos están mediados, muy socializados, muy reprimidos, por así decirlos. Y esta represión es la que nos hace tomar decisiones y no dejarse llevar por los instintos inmediatos sino…. llegar a los objetivos mediante rodeos, tanteos, evitando los riesgos, tomando caminos largos. Mucho de esa vida de animal político es eso, contener nuestros instintos para sobre vivir en sociedad. La agresión, la defensa del territorio, el impulso sexual, la competencia por el poder de la manada, el cuidado de los hijos. Mucho de ello contiene una gran parte instintiva que vamos conteniendo y mesurando a lo largo de la vida a través de decisiones que no todas son exitosas pero en las que interviene la estrategia, las tácticas, las artimañas, los engaños, la teatralidad, las simulaciones, las jugadas de largo plazo, el sobrevivir, el supervivir y el subsistir… Y eso es ya política.

Pero la civilización humana ya pasó el umbral de la política elemental, la superficial, la machista, la instintiva, la inmediata la convenenciera, la que deje más dinero. La especie humana se acerca peligrosamente a su extinción precisamente por la historia de sus decisiones. Todo lo que sucede hora en el mundo es una suma  de decisiones, la mayoría erradas, en principio asombrosas pero a la larga, desastrosas. Sí, ya estamos en el camino a la catástrofe civilizatoria. Disculpe que meta en este día más preocupaciones, pero de inmediato los alivio…hay salida y la salida de esto es una estructura de decisiones…. políticas. 

Mire, esto de la teoría de las decisiones puede ser interesante pero es muy amplio. Pero vamos un tanto de prisa por la urgencia de que se acabe el mundo, para eso se requiere introducir en cada decisión que afecte a una sociedad lo que se llama  pensamiento complejo. UUUfff y ¿qué es eso? Vayamos a lo que ahora preocupa  más al mundo, la salud. Todos vivimos las afectaciones de la pandemia. Y vemos sólo los inmensos pero siempre incompletos esfuerzos por todos los gobiernos del mundo por desaparecer esa energía viral desatada Y cada uno de nosotros queremos acciones rápidas y efectivas y tenemos nuestra opinión que finalmente poco va a hacer frente al gigantesco e indomable monstruo viral. 

Imaginemos que el pensamiento complejo hubiera influido en la toma de decisiones para confrontar la recurrente aparición de virus. Mediante diagnósticos, el pensamiento complejo hubiera encendido desde hace décadas las alertas necesarias cuando los factores de cultivo se hubieran presentado. Cuáles son esos factores. En primer lugar nuestra idea de ciudad. Si una ciudad rebasa cierta tasa de densidad demográfica se torna de alto riesgo por el hacinamiento y sus formas internas de movilidad. Se tomaría la decisión política de administrar el crecimiento de las macro ciudades y propiciar ciudades menores y de movilidades mejor razonadas. No fue así. Después, encender las alertas de la desigualdad social en el tema de la salud pública. Si no hay la suficiente infraestructura hospitalaria y recurso humano especializado un virus no podrá ser convenientemente confrontado. Y el hecho de que no hubo infraestructura hospitalaria obedeció a decisiones políticas y económicas. Despúes, encender las alertas por la forma de consumo alimenticio que a la larga generaría alta vulnerabilidad en el sistema inmunológico. . Van tres alertas, sólo tres que debieron encenderse en todo el mundo pero no hubo las condiciones de tomar esas decisiones siendo que las previsiones siempre consideraron la aparición de virus sorpresivos. Porque sí hay instituciones en el mundo que lo saben, pero no se tomaron nunca las decisiones pertinentes. Porqué, porque el pensamiento complejo no influyó en la toma de decisiones y se tomaron las precisas para que la pandemia fuera más expansiva y más letal. Los resultados a la vista. Lo que sucede ahora fue cultivado por malas decisiones desde hace más de 50 años. Sí. Aunque usted no lo crea o crea que un virus letal se detiene de la noche a la mañana. No, la especie humana está pagando las consecuencias de no imponer la inteligencia compleja en las decisiones de gobiernos desde mucho tiempo. Estamos ya a la deriva ero también a tiempo para reorientar las investigaciones, las decisiones políticas, los sistemas económicos sostenidos por las inhumanas leyes de mercado.

Lo invito a explorar el mundo del pensamiento complejo, de la teoría de los sistemas, los big data. Ahí se encuentran las fórmulas para salir de este cuenco caótico. Lo invito a leer el texto, que se encuentra gratuito en internet, llamado: Introducción al pensamiento complejo del filósofo Edgar Morín. Este filósofo tiene una página donde se pueden bajar varios de sus libros que tienen la intención última de salvar a la especie humana…. de sí misma.  

“Que pensamiento es tán profundo que no haya buscado piedras para construir” Octavio Almada

@octavioalmada1

@ElCobanaro

 

 

Comments

comments